viernes, 21 de agosto de 2009

DOS NÚMEROS MENOS

El hombre entra en la zapatería, un vendedor amable se le
acerca:
—¿En qué lo puedo servir, señor?
—Quisiera un par de zapatos negros como los de la
vidriera.
—Cómo no, señor. A ver, a ver... el número que busca...
debe ser... 41, ¿verdad?
—No, quiero un 39, por favor.
—Disculpe, señor, hace veinte años que trabajo en esto y
el número suyo debe ser 41, quizás 40, pero... ¿39?
—39 por favor.
—Disculpe, ¿me permite que le mida el pie?
—Mida lo que quiera, pero yo quiero un par de zapatos
39.
El vendedor saca de un cajón ese extraño aparato que
usan los vendedores de zapatos para medir pies y con
satisfacción, proclama:
—¿Vio? Como yo decía: ¡41!
—Dígame ¿quién va a pagar los zapatos usted o yo?
—Usted.
—Bien, entonces ¿me trae un 39?
El vendedor, entre resignado y sorprendido, va a buscar
el par de zapatos número 39. En el camino se da cuenta de lo
que pasa: los zapatos no son para él, seguramente son para
hacer un regalo.
—Señor, aquí los tiene: 39 negros.
—¿Me da un calzador?
—¿Se los va a poner?
—Sí. Claro.
—Son... ¿para usted?
—¡Sí! ¿Me trae el calzador?
El calzador era imprescindible para conseguir hacer
entrar ESE pie en ESE zapato. Después de varios intentos y de
ridículas posiciones, el cliente consigue meter todo el pie dentro
del zapato.
Entre ayes y gruñidos camina algunos pasos, con
dificultad, sobre la alfombra.
—Está bien. Los llevo.
El vendedor siente dolor en sus propios pies de sólo
imaginar los dedos aplastados dentro del 39.
—¿Se los envuelvo?
—No, gracias. Los llevo puestos.
El cliente sale del negocio y camina, como puede, las tres
cuadras que lo separan de su trabajo.
El hombre trabaja de cajero (¡!) en un banco.
A las cuatro de la tarde, después de haber pasado más de
seis horas parado dentro de esos zapatos, su cara está
desencajada, tiene las conjuntivas inyectadas y lágrimas caen
copiosamente de sus ojos.
Su compañero, de la caja de al lado, lo ha estado mirando
toda la tarde y está preocupado por él:
—¿Qué te pasa? ¿Te sientes mal?
—No. Son los zapatos.
—¿Qué pasa con los zapatos?
—Me aprietan.
—¿Qué pasó? ¿Se mojaron?
—No, son dos números más chicos que mi pie...
—¿De quién son?
—Míos.
—No entiendo. ¿No te duelen los pies?
—Me matan, los pies.
—¿Y entonces?
—Te explico –dice, tragando saliva—. Yo no vivo una vida
de grandes satisfacciones, en realidad, en los últimos tiempos
tengo muy pocos momentos agradables.
—¿Y?
—Yo me mato con estos zapatos. Sufro como un hijo de
puta, es verdad... Pero dentro de unas horas, cuando llegue a
mi casa y me los saque... ¿Te imaginas el placer?... Qué placer,
loco... ¡Qué placer!

Así se sienten los viernes después de estar toda la semana "padeciendo".

Echá un Vistazo!


Nadie merece vivir así.
Las estadísticas que presentó la Unicef este año revelan que más de la mitad de la población africana requieren alimentos con urgencia.

En África son 27 los paises que necesitan ayuda inmediata.

Los pocos recursos que hay son exportados, no existe una vista hacia el mercado interno. Estados Unidos y China se encargar de explotar este continente.

Más de dos millones de personas mueren por año a causa de la desnutrición, y 200 millones de personas la padecen.

Sufren de una gran sequía, por lo que la agricultura africana está en crisis. Sumado a todos los problemas mencionados anteriormente, los conflictos armados empeoran la situación.

Este continente es el que registra la mayor tasa de natalidad: ahí se encuentra el 23,5% de los nacimientos en todo el mundo, pero la mitad de mujeres embarazadas y niños mueren.

El sida tiene un lugar muy importante entre sus problemáticas: el 30% de las mujeres embarazadas quedan infectadas con sida y el 40% lo trasmite a sus hijos.

Esta enfermedad mata 6.000.000 de personas por día.






¿Triste? ¿Cuánta tristeza más necesitamos para determinarnos a hacer algo?

¿De qué nos quejamos? Echemos la vista hacia afuera. Nuestra vida es muy bella; podemos mejorar la de ellos, solo se necesita voluntad, y sobre todo mucho amor.



Reacción!



lunes, 17 de agosto de 2009

sábado, 15 de agosto de 2009

El Sentimiento que Salva


Amar.... el sentimiento más hermoso que se pueda encontrar en la fas del cielo y de la tierra.
Si hay amor todo lo demás sobra.
Leí un grafiti en la calle que decía que si hay amor sobran las leyes. Tiene toda la razón, si nos amáramos todos, no necesitaríamos que nos prohibieran herir al prójimo.
No importa cómo, ni la manera, no importa el tipo de amor que se tenga... amar a un amigo, a la familia, a un amor... no importa... lo que importa es amar.
Porque amando es como se vive, como se curan las heridas, como se perdona, incluso amando es como se salva el alma.
Amando a Jesús, como él nos amó, que se despojó de todo lo que tenía por nosotros y murió para que podamos vivir.
Y así es como estamos acá... vivos... con la misma posiblidad de amar... la posibilidad que Jesús nos dió.

viernes, 14 de agosto de 2009

Feliz día del zurdo!

AYER, 13 DE AGOSTO FUE EL DÍA DEL ZURDO.
FELIZ DÍA A TODOS LOS QUE ESCRIBEN CON LA MANO IZQUIERDA... INCLUYENDOME JAJA
DATO: SE DICE QUE EL SECTOR DOMINANTE DEL CEREBRO ES EL OPUESTO AL DE LA MANO CON EL QUE UNO ESCRIBE, EN NUESTRO CASO, EL SECTOR DERECHO, QUE ES LA PARTE DEL CEREBRO QUE DESARROLLA LAS HABILIDADES ARTÍSTICAS :D.

martes, 11 de agosto de 2009

Preguntas retumbantes

¿Cambié algo en tu existencia?
¿Te hice sentir importante alguna vez?
¿Te dije que te quiero?
¿Modifica algo en vos que yo te quiera?
¿Es bueno sentir algo?
¿Qué sería capaz de hacer por vos?
¿Qué sacrificaría por vos?
¿Qué sacrificarías por mi?
¿Vale la pena?
¿Qué van a pasar con mis sueños, con tus sueños?... ambos son tan separados...
¿Qué tengo que hacer?
¿A qué tengo que seguir?, ¿a mi mente o a mi corazón?
¿Lo racional siempre va a tener la respuesta correcta?
¿Qué pasa si lo que sigo no tiene nada que ver con lo racional?
¿Amar es racional?
¿Qué implica?


lunes, 10 de agosto de 2009

EL AMOR - corintios 13: 1-7

Si hablo las lenguas de los hombres y aún de los ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo discordante. Y si hablo de parte de Dios y entiendo sus propósitos secretos, y sé todas las cosas, y si tengo la fe necesaria para mover montaña, pero no tengo amor, de nada me sirve.
Tener amor es saber soportar, es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo.

jueves, 6 de agosto de 2009

martes, 4 de agosto de 2009

Sé Feliz


Cada día es una nueva oportunidad para volver a empezar.
Sentite afortunado y recordá cada vez que te despiertes que lo más importante no es "qué hora es" si no que estas vivo para poder contar que te despertaste tarde esta mañana.
No reprimas el amor, no te ahorres los abrazos, no aparentes ser una persona "dura"; hay mucha gente que está necesitando tu cariño.
Si la pasaste mal, alegrate de que todo quedó atrás y de que pudiste superarlo, alegrate de haber pasado por ello porque otras personas pasan por lo mismo y necesitan tu apoyo.
Si te está pasando algo, perseverá que nada dura para siempre.
Nunca reprimas tus sueños. Ellos te van a dar motivación cada día para esforzarte.

Sé feliz. La vida es corta, hay que vivirla bien...

No Alcanza

No alcanza el tiempo para decir todas las veces que quisiera cuán agradecida estoy.
No alcanzan los "te amo" cuando tengo que hablar de tí.
No me alcanzan los años para hacer todo lo que quiero hacer contigo.
No alcanzan los amaneceres para poder contemplarlos a tu lado.
No alcanzan las palabras.
No alcanzan las sonrisas para expresar lo que siento por tí.
No alcanzan las lágrimas para recordar todo lo bueno que hiciste por mí.
No alcanzan las horas del día para aprovecharlas con tu compañía.
No alcanzan los buenos calificativos para describirte.
No alcanzan las bocas para nombrar a cuántas personas salvaste.
No alcanza la sangre para devolverte la tuya.
No alcanzan las canciones para demostrar tu grandeza.

Simplemente... No alcanza....

Eres todo y mucho más...

sábado, 1 de agosto de 2009

La Debilidad es La Verdadera Fortaleza

Toda mi vida viví sobreviviendo.
Despertándo cada día con la esperanza de que las cosas mejoraran. Las situaciones inevitáblemente me exigieron hacerme fuerte; ya había pasado por muchas cosas, era obligatorio poder superar lo que viniera.
Un día me dí cuenta que no era fuerte. Sentí que quería morir; yo no había pedido venir al mundo para pasarla mal, no quería, no me resignaba, sentí que no era justo - ¿Para qué vivir con tanto dolor? Ni con mi mayor esfuerzo ni con todas mis fuerzas puedo soportar lo que pasa. Soy débil, no puedo y no quiero. Dios: quiero morir - decía.
Justamente en ese momento, cuando quedé rendida, cuando ya no importaba qué iba a pasar después y yo solamente quería dormir, fue ahí que comprendí que mi debilidad sería lo que me mantendría en pie.
Aceptando que nada puedo hacer por mi misma le dije a Dios que sólamente él podía sostenerme. Todo mi cansancio, todo mi sufrimiento, todas mis lágrimas se las dí a él para que me cuidara.
Desde ese momento empecé a vivir confiando. Me siento como una niña que camina segura a la mano de su padre, porque sé que Dios me va a cuidar cada vez que lo necesite.