miércoles, 29 de diciembre de 2010

¿Quiénes son los VIP?

La propuesta para este año fue ir a la casa de un tío que veo una vez al año como por cinco minutos, al resto de su familia no la veía hace casi 10 años. Sinceramente a algunos de ellos no pude reconocerlos hasta que logré distinguir una característica particular de su personalidad.
Familias reunidas después de tanto tiempo, variedad de comida, un árbol enorme, el pesebre a sus pies, montañas de regalos, niños corriendo por toda la casa, las brasas candentes, el cordero crujiente, luces de colores, sonrisas, simpatía y un buen recibimiento.
 Estaba un poco desanimada ante el compromiso, pero en el momento en el que aprecié ese cálido ambiente me dije "¿Por qué no...?"
Sin embargo comprobé nuevamente que en mi caso las primeras impresiones son las que suelen tener la razón.
Lo busqué por todos lados, en su lugar encontré unos parientes a punto de agarrarse de los pelos, consumismo, excibición, papá noel, egocentrismo, tres botellas de alcohol por centímetro cuadrado, copas, sí, en cada lugar de la casa, etc...
Lo busqué en todos lados, pero no hallé al anfitrión.
En su supuesto cumpleaños, Jesús no estaba invitado.

Gini Beutel

martes, 21 de diciembre de 2010

Bien Dicho



Ese nene de cinco años no podría haber echo una pregunta más acertada.

"¡¿Qué tiene que ver la navidad con el nacimiento de Jesús?!"

sábado, 18 de diciembre de 2010

Una zanja y algo más

¿Qué es una zanja sin una corriente de agua?

Yo fui un pedazo esteril de tierra, un pozo seco de polvo, estorbo en el camino recto, la sed personificada.

Tuviste la misericordia de tener en cuenta mis huecos cóncavos y los llenaste con tu riqueza.

Hoy soy una zanja por la que fluye un caudaloso río, soy la muralla en la que se sostiene la corriente, soy tierra húmeda, un ecosistema lleno de vida.

Eras la clave para mi subsistencia, no sería más que tierra inerte sin tu río.

Gini Be

viernes, 17 de diciembre de 2010

Inmerecidamente

Esto que estoy haciendo me va a ayudar a ganar... me lo merezco.

Y en ese mismo instante los ví. El rey en su trono, y su hijo, el príncipe a su lado.

Esa imagen sublime derritió mi pensamiento inicial... Es que en realidad las coronas no se ganan, se heredan.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Peso pesado

Mercedes es una persona a la que realmente admiro.
Ella se casó a los 16 años -aún siendo una niña en mi opinión, aunque era bastante común en aquella época- y teniendo esa edad comenzó a formar una familia.
Tuvo 7 hijos, lo que significó para ella que trabajara sin descanzo por el resto de su vida, y con mucho sacrificio se las ingenió para montar, junto con su esposo, su propio negocio casi de escala imperial para el pueblo en el que vivía.
Creo, por lo menos visto desde afuera, que esos fueron sus grandes logros. Construyó una familia numerosa y hermosa y creó un sustento económico que los alimentaría, incluso después de su muerte.
Mercedes es una mujer llena de virtudes: trabajadora, generosa, versátil, inteligente, hábil con los negocio, etc...
Pero a su vez tiene un defecto, su cruz personal: el carácter fuerte.
Y luego de darle un pantallaso a su vida, supongo que esa manera áspera de decir las cosas deriva del hecho de que no debe ser fácil defenderse siendo tan joven y con tantas responsabilidades, y en su vida no tenían cabida las expresionas vuelteras que acuden siempre a la amabilidad.
Ese fue su talón de Aguiles, y hasta el día de hoy sus descendientes se critican entre sí llamándose "Mercedes" cada vez que alguno de ellos demuestra haber adquirido el mismo defecto que ella.
Es así, en la balanza del ojo humano el defecto siempre le gana a las virtudes a diferencia de unas cuántas toneladas.

martes, 7 de diciembre de 2010

Enmudecida por los niños


Me había sentado en una de las mesitas del aula. A mi izquierda estaba Meli, atrás Anto y Gonza.
Yo estaba feliz porque los más traviesos me habían aceptado en su "pandilla" luego de jugar al fútbol con ellos, así que nos reíamos, no sé de qué hablábamos, pero recuerdo la sonrisa de los tres.
En un momento yo me concentré en la lectura de la revista y sentí que alguien me observaba. Cuando volteo con curiosidad para saber qué pasaba, la encuentro a Meli mirándome con sus ojitos grandes y brillosos. La sonrisa más tierna que nunca. Entonces me pregunta bajito...

"¿Vos sos madre?"

Me quedé muda, comprendiendo por primera vez que ser madre es una labor hermosa.

Gini Beutel

sábado, 27 de noviembre de 2010

Más que un lazo

 Papá se adueñó de la palabra "familia". En sus conversaciones todas las acciones se realizan en familia: viajamos en familia, crecemos como familia, hacemos popó en familia, etc.
No puedo evitar sentirme un poco chocada por esa parte de la frase, es que siento que habla en chino, ¿Qué carajo es una familia?
En los diccionarios familia es un grupo de personas emparentadas que viven juntos. Y sí, creo que no es muy difícil cumplir ese requisito (a grandes razgos), ¿entonces por qué mi papá le da tanto énfasis a esa palabra?
Seguramente tiene un significado más profundo, así que buscando los orígenes de la familia -que existe aproximadamente desde siempre- llegué a uno de los libros más antiguos en la historia de la humanidad: La Biblia.
En el principio Dios creó a Adán y a Eva. Ellos formaron la primera familia. Tuvieron dos hijos, los educaron, el hermano mayor al crecer se reveló y asesinó al menor... La historia no tiene lo que sería exáctamente un final feliz, mejor sigo leyendo.
He aquí la historia de Noe. Un día Noe recibió un mensaje de Dios mandándole a construir un arca ya que caería lluvia del cielo provocando una inundación que acabaría con la humanidad. En el arca entrarían parejas de todas las especies de animales, y por supuesto, la familia de Noe. Pero me imagino la reacción de su esposa cuando se enteró de la misión de Noe: "¿Está loco éste? Seguro que le hicieron mal las copitas de vino que se toma antes de dormir, ¿de dónde sacó ese concepto de lluvia si del cielo nunca cae agua?"
Sin embargo Noe construyó el arca y estoy casi segura de que no lo hizo solo, sino con la ayuda de su familia ¡Los delirantes eran más de uno! y aconteción que el mundo fue inundado muriendo todos menos Noe, su familia y los animales obviamente.
Como en este caso, se encuentran sucesivamente relatos acerca de la familia, hasta el mismo Jesús tuvo una familia que le brindó todo su amor y apoyo.
Qué hermosas que son las familias, sólo que aún no entiendo por qué mi desapego con esa palabra.
La biblia es un libro que fue escrito por diferentes personajes hace miles de años atrás, pero creo que con el paso del tiempo las situaciones suelen cambiar.
Si en la actualidad escribíéramos un libro que relatara historias de familias podríamos encontrarnos con los siguientes casos:
Una niña abusada por su padre, tío, abuelo y tíos, todos ellos encubiertos por la madre, una esposa golpeada, un hombre que aún no se ha enterado que es padre, un niño que no conoce a su papá y es obligado a decirle "papi" a su padrino de turno, etc.
Incluso en Everybody Loves Raymond, una serie de Sony Entretaiment Televition, uno de los personajes aconseja a otro planteándole que nada bueno sale de la familia.
Quiero aclarar que mi finalidad no fue la de crear una descripción amarillista de las familias, obviamente existen familias ejemplares que conviven no sólo en una casa, sino en un hogar, pero al compararlas a través del timpo comprendo por qué cuando mi papá utiliza su frase "en familia" a mí se me vienen palabras a la cabeza como obstrucción, heridas, muerte, resentimiento, destrucción, etc.
Lamentablemente, en este caso los conceptos cambian, por eso la Real Academia Española se atiene a decir solamente que la familia es un grupo emparentado de personas que viven juntos. Esta frase sobreentiende un "más allá de si la convivencia sea sana o no".
Alguien inventó esta palabra tan enorme pensando en amor, fidelidad, apoyo, contención, compañía, perdón. Ojalá no se distorcionaran los hechos, que la familia está compuesta por algo más que un parentesco.

martes, 23 de noviembre de 2010

Marcas Profundas

No creo en la teoría que dice que los niños eligen a sus padres porque eso significaría que Mauricio es un descerebrado.
Mauricio fue rechazado desde el vientre de su madre, incluso sufrió un intento de aborto.
Su niñez fue terrible como pocas, o como muchas... a estas alturas ya no estoy muy segura.
El papá de Mauricio era una persona trabajadora, a eso no se lo puede negar, y siempre buscó la manera de proveer el pan en su casa. El problema es que mientras el papá trabajaba, la mamá se guardaba el dinero destinado a la alimentación del niño, y este tenía un alto grado de desnutrición.
El cuerpito de Mauricio estaba cada vez más delgado, y sus compañeros del colegio solía perseguirlo todos los días para golpearlo por patético.
Lo peor era volver a casa. Mamá y papá estaban listos para darle otra paliza por no haberse defendido en la escuela como correspondía, y más tarde un pedófilo de mierda lo esperaba para violarlo.
Hermosa habría sido la historia si todo esto no hubiese durado cinco eternos años.
Finalmente llegó el día en el que los papás se hartaron de cagarle la vida a Mauricio, y al cumplir 13 años lo abandonaron en otra provincia para que se la cagara él mismo.
Luego de esto creció, se reconcilió con sus padres, se casó, los padres le quitaron la casa, el violador nunca fue apresado ni identificado como tal, cortó la relación con sus padrés e intentó seguir adelante.

Ojalá esta historia fuera inventada, ojalá fuera una en un millón, pero no es así. Vivimos en un mundo violento que se autodestruye, que se toma el valor de las vidas a la ligera, y en muchos casos los hijos son tomados como lamentables accidentes y no parecen ser más que el daño colateral de otra vida con un pasado traumático.
Son cadenas que se rehusan a ser cortadas, historias que no dejan de ser repetidas a pesar de tener la capacidad de poder elegir.
A veces me quedo pensando si mi existencia tendrá alguna incidencia en la vida de los demás, pero recuerdo la importancia de las marcas que otras personas dejaron en la mía y entiendo que es inevitable influir en quienes nos rodean, así que sabiendo eso tratemos de que las huellas que dejemos en la tierra sean buenas, o que por lo menos a eso aspiren.
 Gini Beutel

"Vengan a mí todos los que están cansados y oprimidos, que Yo les daré alivio."

martes, 2 de noviembre de 2010

Pendeja Caprichosa



A veces me pongo melancólica y me deprimo.

Me dí cuenta de que hace meses que ya no peleo con vos, pero todavía discuto conmigo. 
Y me la paso leyendo, pero todavía no aprendí a hablar con palabras.
Estoy inundada de notas, pero la traversa se me está quedando corta.
Me encanta hacer percusión con mi cuerpo, pero con el ruido de la ciudad ni yo logro escucharme.
Amo cantar, pero aún le temo al público.
Tengo muchas ganas de crear, pero no sé por cuál de todas las ideas empezar y se me termina pudriendo el engrudo.
Quiero trabajar, pero aún no consigo trabajo.
Se supone que no dormir de noche me hacía mal e iba a intentar cambiar mi hábito, pero ahora que me robaron la noche, me siento sometida por el día y extraño la soledad y el silencio de las madrugadas.
Cuando estoy rodeada por mucha gente, o por poca, pero muy ruidosa, ansío poder estar sola, pero cuando estoy sola escucho música a todo volumen y me termino sintiendo... sola.
Siempre deseo hacer cosas por mí misma, pero cuando me preocupo por mí me siento vacía.
Aprecio que la gente cuente conmigo para hablar, pero cuando yo hablo veo que mis problemas son ridículos.
Quisiera conocer el mar,... pero de lejos.
Ansío cumplir mis sueños, pero que se cumplan solos mientras yo los contemplo desde un sillón.
Lucho por seguir adelante, pero me rehuso a decir "Adios".

Y el colmo de mis incoherencias es rezarle a Dios, pedirle algo y luego reclamarle: -¿Para qué querés que te pida si al final terminás haciendo tu voluntad?
Si yo fuera Dios, no me soportaría por pendeja caprichosa.

Gini

En la fosa

Abril del 1998. Los gritos y los golpes de puertas desgarrasgaban sin cuidado la fina piel de mi alma. El reloj marcaba lento mis segundos... el tiempo no se iba jamás.

- ¿Podés escucharme? ¡Estoy acá abajo! Sacame que no puedo respirar.
- Te escucho. Respirá y tranquilizate que estoy llegando.

...

- ¿Cuántos segundos decís que pasaron ya? Siento que fueron 12 años. ¿Me vas a sacar de esta fosa? Tengo hambre, sed y sueño. Me siento sola acá abajo. Los insectos muerden mis pies.
- Te escucho. Respirá y tranquilizate que estoy llegando.
- Estás más cerca, puedo sentirlo.Confio en vos, sólo quiero que te apures.

viernes, 29 de octubre de 2010

Mi Compañera de Cuarto

Ella tiene una risa alborotada
como si con ella reclamara
un poco de atención.
Se supone que con el tiempo 
uno madura,
pero ella aún no pide ayuda
y yo la veo cada vez peor.
Ella vive en su mundo volada,
ya no le presta atención a nada,
la realidad la llenó de desesperación.
A veces la encuentro 
con la mirada perdida
y una lágrima en su mejilla
que escondió durante todo el día.
Ella era buena como el pan
aunque los años les robaron su moral,
o al menos es lo que intenta aparentar.
Ella me enseñó a confiar en Dios,
más el otro día noté con mucho dolor
que a la tapa de su biblia
un manto de polvo la cubría.

Gini Beutel

miércoles, 27 de octubre de 2010

Conversaciones Imaginarias

- Hola, ¿hablo con Ginette?
- Sí, ella habla.
- ¡Qué bueno! Te llamaba porque tenía una oferta de trabajo que hacerte.
- ¡Genial! Dejame tu número para avisarte porque tengo que considerar otras ofertas.


- Me enamoré de un changuito labrado.
- ¿Cómo es eso? ¿Un chico tatuado o un changuito de supermercado tallado?
- ¡Charanguito quise decir! Me enamoré de un charanguito labrado.
- Ay... vos y tu amor por los instrumentos...


- Qué te pasa mami?
- Me duele la cabeza, Stef.
- ¿Querés que te traiga la pastillita que la Gini dice que es migralosa?
- El migral. Se dice milagrosa, Stef.


- Che gordo, ¿sabés de qué me acordé?
- ¿De qué amor?
- De que cuando éramos jóvenes te dije que la úinica razón por la que me gustaría llegar a la ancianidad serías vos.

jueves, 30 de septiembre de 2010

La Sonrisa de Los Especiales

Teníamos un concierto en una escuela primaria. Me presenté con una actitud indiferente en el lugar acordado para tomarnos el colectivo desde ahí. Estaba impaciente, quería irme, si lograba apurarme asistiría a mi primer clase de teatro.

"Voy a esperar 15 minutos más. Si el colectivo no viene me tomo el palo. Con tal es una escuelita más..."

A los cinco minutos llegó. Me sentí decepcionada.
Fui todo el camino sentada en el último asiento mirando a través de la ventanilla. El cielo estaba alegre, combinaba con las risas de mis compañeras. Yo sólo pensaba en la clase que me perdía. ¡Dos meses había esperado para asistir a teatro, a la flauta la toco todos los días!

Al entrar atravesábamos los pasillos siguiendo a una profesora. Las demás nos miraban con mucho entusiasmo y nos saludaban como si fuéramos la novedad del año. No entendía por qué, si fuéramos buenos no tocaríamos en escuelitas primarias, pensaba con mucho cinismo ignorando la importanciade lo que estábamos haciendo.

Y los ví pasar: los niños salían de todas partes con una gran sonrisa manejando con mucha facilidad sus sillas de rueda, otros corrían, tropezándose con sus andadores.

Eran pocos, conté 20 nenes más o menos, y fue el concierto más ruidoso de todos.

Se sentaron ansiosos y antes de empezar a tocar ya aplaudían, danzaban siguiendo el ritmo de cada parte alegre, y al finalizar cada obra reían, aplaudían y gritaban como si fuera la última vez que fueran a escuchar música.

Al terminar el concierto una de las niñas se levantó de su asiento y nos dio un gran abrazo a la mayoría de los músicos de la primera fila. Nunca había sentido tanta ternura, no la quería soltar más.

Era una escuela para niños con capacidades diferentes. Entonces entendí porqué no tenían una discapacidad, sino una capacidad diferente. Ellos ríen y aman de la forma más pura y descomunal, como niños eternos, y ahí radica su diferencia. Discapacidad es no poder amar.

sábado, 28 de agosto de 2010

Quinta Alternativa

Acá estoy, desesperada, impotente ante mi vulnerabilidad. El silencio como el mejor oyente y consejero me repite lo de siempre, que sea sincera conmigo misma, y tiene razón, lo admito, soy débil y estoy desvalida.

Dos calles que se cruzan en una misma esquina, cuatro posibles rumbos son demasiados. No sé hacia dónde ir y la estadía en esta cueva me desgasta lentamente, siento que mi esencia se marchita... ¿Dónde estás?

Parada ahí, en ese cruce de calles perpendiculares pensé en una quinta alternativa: el cielo, y delirante, sofocada de realidad estiraba mis brazos hacia arriba como si así le quitara peso al cuerpo, como si de esa manera pudiera volar y acercarme a tu corazón.

Quiero oír tus latidos, que ese sea el único sonido. Quiero morir viendo tus ojos, los únicos que me miran con verdadero amor. Quiero echarme en tu regazo y que me envuelvan tus brazos. Ojalá esta noche pudiera tocarte las manos al señalar una estrella, y que mientras tu paz me llene de fuerzas que el tiempo me espere sentado junto al silencio en la esquina.

Gini Beutel.

domingo, 22 de agosto de 2010

Caminito Vendado.

Incierto,
caminito que se toma
a sorbos mi voluntad.
Me hice experta en esquivar,
pero te paras frente a mí
y me miras triste al preguntar
por qué no te dejaba
en mí trabajar.
No sé.
No sé.
Es tanto el hedor
que tengo adormecido
el olfato,
y con el tiempo
todo me da igual.
La conciencia no me podrá
regañar,
mis excusas me impulsarán,
tal como quería,
al vacío.

viernes, 6 de agosto de 2010

Quienes Quedan

Cuando tomé aquella decisión, cuando decidí cambiar de rumbo, dejé muchas cosas atrás. Personas sobre todo...

Me fui sin decir adiós, sin abrazar a los que más quería. Me fui y no le avisé a nadie que me iba, me fui y no le dije a nadie hacia dónde iba.

Marché, y enceguecida nunca más volví. Esa frialdad había congelado mi memoria.

"Siempre hacia adelante, lo que viene es mejor", pensaba mientras caminaba por un sendero entre las hojas del otoño, dejando caer cientos de páginas, páginas que nunca más logré recuperar.

Y ahora estoy tan lejos, tan adelante o atrás, que te vas y mis gritos no son lo suficientemente altos como para que me escuches, mis pies no te alcanzan y el viento de agosto interrumpe el destino de esos avioncitos de papel que armé con las hojas que llenaste de buenos momentos.

Te vas, vivirás lleno de paz, pero nunca te vas a enterar que siempre te quise y extrañé.

Para Fede.

Gini Beutel.

martes, 3 de agosto de 2010

Mártires

El dolor era indescriptible. Las preguntas retumbaban en el oído atormentándome con un crujir de cierres. Recuerdos, sentimientos, lógica y futuro contrapuestos. No había escapatoria ante el deber y el querer, los caminos parecían haberse escondido mientras buscaba en unos ojos llenos de incertidumbre la respuesta.

Perdidos, aterrados, confundidos, tristes, desanimados. Así nos sentíamos cuando la vida enfurecida se acercaba para devorarnos. Lo mejor que pudimos hacer fue aferrar nuestras manos, mirarnos fijamente por última vez intentando perpetuar el recuerdo y ser felices cumpliendo nuestro sueño accidentado: morir como mártires del amor.

jueves, 22 de julio de 2010

Hoy

Estaba sentada en aquella mesa. No sabía por dónde empezar, qué escribir.

¿Qué es importante para mí? -Se preguntaba mientras balbuceaba la fecha.

Era tan joven, pero los años la habían dejado tan abatida... ¿Cómo vivir, cómo escribir una historia que parecía determinada por terceros?

Entonces empezó a contarle que extrañaba ciertos brazos que en un pasado solían escabullirse entre los abrigos y la luz de la luna. Luego le contó sobre ese primer nene que con su mirada traviesa la enloquecía... nene que siendo adulto, se quitó la vida. Después le contó acerca de su abuela; no la veía hace dos años y añoraba temblar delante de ese temperamento mandón y arisco que las circunstancias habían moldeado. Describió la  vez en que se cumplió su primer sueño y no había nadie con quién festejarlo... Escribió y escribió en pretéritos perfectos e imperfectos.

Hoy se despertó y fue a buscar el sobre. Releyó la carta, y se dio cuenta que en ningún momento le narró su vida.

¿Qué es importante para mí?

Entonces vio el almanaque: 22 de julio del 2010.

Se sentó en esa mesa redonda de madera despechada que todos odiaban, y comenzó a escribir sobre una hoja en blanco en Presente.

Gini Beutel.

jueves, 8 de julio de 2010

Remitente


La ansiedad tomaba posesión de su cuerpo. Desde sus neuronas, obedientemente le picaban las rodillas, las manos le temblaban, un frío repentino la invadía sin remedio, sus ojos enrojecían de sequedad,... no había parpadeado desde que vio el remitente.

Se quedó titubeando en la puerta como si esperara que aquel cartero, sorprendido ante su reacción, le sugiriera entrar, salir o siquiera abrir la carta ahí mismo.

El cielo se balanceaba como el mar, la calle se derrumbó, las cuatro paredes del living se transformaron en eternos muros de concreto, la tierra giraba a la velocidad de la luz, y el sonido no podía alcanzarla.

Hacía tantos años que no veía escrito ese nombre, menos a mano alzada en un papel. La letra seguía siendo la misma, sólo que con menos pulso y más caracter que antes.

Sin inhalar una partícula de aire, cerró la puerta y se echó en el pedazo de suelo que más cercano estaba de sus pies, haciendo caso omiso a las mil cien veces que le habían dicho que las casas estaban colmadas de sillas para ser usadas.

Acercó el sobre, aún sellado, a su nariz intentando percibir el aroma del remitente que había recorrido tierra y mar para llegar a ella. Su sensibilidad seguía viva, hasta lograba imaginar el momento en el que se había puesto su perfume favorito antes de ir al correo.

Con sus manos de piel plegada y transparente, presionó la carta en contra de su pecho, y se quedó dormida esperando hasta el día siguiente que el intenso deseo que salía de lo más profundo de su corazón hiciera que esas hojas expresaran un amor más fuerte que el tiempo y la distancia.

Gini Beutel.

domingo, 27 de junio de 2010

La Abuela.

Ella tiene un temperamento
que a veces me hace temblar,
ella ha pasado el sufrimiento
de que los que ama se le van,
ella se encierra en el silencio
y se larga a llorar
porque es mucha su soledad 
y no le queda tiempo para soñar.

Ella ha criado a siete hijos,
pero ama a uno sólo de verdad,
los demás se sienten resentidos
porque no los fue a acariciar.
Y ahora le pasan boleta
ya no es mamá, sólo es "la vieja".
Tiene una casa grande
y la empleada es su compañera.

Su difunto esposo
la cuidaba como a una reina,
mas su hijo amado
la mantiene en pobreza.
Ha trabajado sin receso,
su jubilación 400 pesos.
La mesa larga y habitada
ahora está vacía y desolada.

Como limosna le dan un camisón,
diciendo "gracias" le duele el corazón
con todo el tiempo que pasó,
fotografías de días felices,
en un cajón guarda los huesos
que sobraron de flacas perdices.

Gini Beutel.

miércoles, 16 de junio de 2010

Irse Por Las Ramas.

Advertencia: El contenido del siguiente fragmento podría parecer carente de sentido.

 

Quiero leer un libro que haya sido escrito en castellano, me parece que se pierde mucho la esencia del lenguaje con los libros traducidos... a ver... voy a probar con Sábato (...) este libro sale en muchos lados, ah, acá veo uno que no es muy leído. Voy a comenzar por ese entonces.
Cierto, cierto que me había dicho. Me dio curiosidad; quiero leer Nunca Más.
Esa música no tiene nada que ver con lo que estoy leyendo... ¡Me olvidé que estaba leyendo otra cosa! ¿Por dónde empiezo ahora?
Qué horror la matanza que vivió Argentina. Tanto sufrimiento prolongado en tiempo y espacio. Me pregunto lo que habrá pasado por la cabeza de mi bis abuelo armenio mientras presenciaba el genocidio ¿Cómo habrá hecho para escaparse? Quisiera saber más de él. Era tan culto, sabía tantos idiomas, estaba siempre vestido de traje, ¿no le era incómodo? ¿Cómo hacen los masones para vestirse siempre de traje?
El billete de un dólar tiene un símbolo masón. Es tan obvio el mensaje que transmiten y no muchos se dan cuenta. Me decepcionó la canción de Banda de Turistas sobre los masones; pensé que iba a ser más reveladora después de toda su "investigación"... Voy a investigar.
Qué inteligentes que son los masones para desarrollar su plan de "personas atontadas"... pensar que yo soy una de ellas... viendo tanta tele, estando tanto en la computadora. Menos mal que por lo menos ya no tengo celular. Son muchas las formas que tenemos para comunicarnos y vivimos aislados en nuestra propia burbuja. Ya nadie mira el cielo, ya nadie se sienta a conversar seriamente.
Cuando converso con mi familia,  no puedo evitar que mi mente se apague por unos segundos... creo que ya sé lo que me van a contar. Pienso que a veces me ayuda abstraerme, pero no me voy tanto que me quedo de año.
¡Ay! No me queda mucho tiempo para rendir matemáticas. El jueves viene Caro, pero tengo que repasar antes de que ella venga para explicarle... por si acaso para no perder el tiempo.
Uh... ya son las 3 AM. No sé cómo hace el tiempo para correr sin cansarse... ¿¡Cómo voy a hacer yo para levantarme!?
¡Una rima! Cansarse/levantarse... ya es innato en mí hacer rimas. Rimas y ramas son parecidas, difieren en una sola letra... ¡y cómo me voy por las ramas!

[Fragmento de mis pensamientos.]

Gini Beutel.

domingo, 13 de junio de 2010

Aventuras Macareñas.

Todo empezó con un aula llena, un asiento vacío, una campera amarilla y un dibujo anaranjado.

Recuerdo las ansias con las que entré al aula ese primer día de clases de 2do grado. Llegaba tarde, como de costumbre, a pesar de vivir a una cuadra y media de la escuela. La señorita me miró con sus ojos secos, y con su habitual amargura me invitó a sentarme en el único lugar que quedaba sin ocupar.
A mi lado se encontraba una niña llena de timidez que contrastaba con su campera amarilla. Desde ese momento me agradó ya que el color amarillo siempre me pareció alegre. 
Buscando tema de conversación, le mostré el dibujo que había hecho durante la clase; (no recuerdo lo que había dibujado, sólo sé que era anaranjado) lo miró analizándolo, sonrió y me dijo que le gustaba.
Y a partir de ese día vió muchos dibujos más...
Así fue que crecimos juntas: comiendo Tatines, corriendo por todo el patio de la escuela, escribiendo cuentos, inventando juegos brutos con los varones del grado, riendo, compartiendo...
Sin darnos cuenta crecimos... Alguien diría que somos unas "pavotas", pero parece que no tenemos idea acerca del tiempo.

Cuántas tardes bien gastamos buscando explorar la ciudad.

Caminar es nuestro oficio grupal, y nos ha enseñado tantas cosas... Caminando aprendimos a reirnos de nuestros problemas, a perseverar sin importar importar la distancia, a hablar con honestidad, a disfrutar de las pequeñas cosas, a soñar con un futuro que aspire al cielo sin importar lo absurdo que parezca comparado con el presente, y sobre todo a ser felices en el proceso.

Confieso que le temo a la ancianidad, pero al imaginarnos a ambas riendo, tomando mate, sacándole el cuero a los vecinos "chismosos" con nuestra piel llena de arrugas y el pelo blanco, simplemente deseo tener una vida larga para disfrutar de esta amistad irrepetible.
Sé que tengo mucha suerte y que la vida fue muy buena conmigo al regalarme el apoyo de una persona tan pura.

Cada día le agradezco a Dios que haya estado desocupado el asiento al lado de la nena de campera amarilla.
Para Maca...
De Gini Beutel.

viernes, 4 de junio de 2010

Putrefacto Vil

Putrefacto Vil:
                             A vos que quisiste destruir mi vida, a vos que me robaste tantas cosas, quiero hacerte saber el bien que me hiciste.
Me lastimaste tanto y de tantas formas, que en intento de vivir me fortalecía.
Me robaste cosas que su falta me liberó, otras que en realidad necesitaba, pero esa ausencia hizo que hoy pueda disfrutar de lo más mínimo.
Me quitaste el amor de muchos, pero los que permanecieron a mi lado acaparan el amor de todos.
Produjiste que deseara morir y hoy no deseo otra cosa que vivir, pero no le tengo miedo a la muerte.
Fui tan infeliz, tan miserable por la oscuridad con la que llenaste mis días, que solamente ver el cielo me hace feliz.
Lo peor de todo fue que en medio de todos tus maltratos olvidé que la felicidad dependía de mi decisión.
Sé que sola no hubiera podido escaparme de tus garras porque sos persistente para hacer daño, en eso tenés mérito, pero siempre agradeceré haber podido salir de tu guardia.
Lo único que ahora quiero con respecto a vos, es que te enteres estoy bien, que estoy feliz.
Por favor, que alguien te avise que a pesar de toda tu mugre VIVO, y lo hago bien.

Con todos mis repudios.

Gini Beutel.

domingo, 30 de mayo de 2010

Intruso.

Es casi como un ritual que se repite todos los días.
Me acuesto a dormir, practicamente abrazando a mi cama, agradeciéndole que sea tan cómoda, tan mía, tan calentita. Me acurruco en mi cama amándola, recordando la paciencia que me tiene cada noche cuando me escucha con los sentimientos revuetos.
Entonces me sumergo en su mundo de silencio, es un mar que absorbe todos los sonidos y ruidos molestos. Me lleva a navegar por lugares de paz, de melodías angelicales y sueños de un mundo ideal.
En el momento culminante de felicidad de mis hermosos sueños, de repente escucho la voz de un intruso que dice: Gini, despertate.
-Seguramente es la voz de mi subconciente que me avisa que ya es de día. -Pienso, y sin darle importancia al intruso, sigo soñando...
De repente, mientras descanso en una playa del caribe, me asusta un estruendo, una luz me enceguece y la misma voz, con gran potencia me habla muy enojada: ¡Ginette, hace media hora te dije que te levantaras!

Gini Beutel

viernes, 28 de mayo de 2010

No sabes quién soy yo.

Te comprometiste por simpatía familiar; me sonries, pero tu me odias a mis espaldas, te abro mis brazos y corres detrás de algo más, pero sientes que hasta la soledad te rechaza.
Un espectáculo me vas a montar, y hoy me vienes a cantar, mas sólo veo labios que se mueven con un corazón helado.
Tú no sabes del amor, tampoco sabes quién soy yo. No digas que tu vida me darás si a eso nunca lo harás.
Ya están las cartas sobre la mesa; ahora puedes decidir si a tus días conmigo los quieres compartir o si retornarás a las mentiras de tu pobre vida.
Qué dulce es el vacío que con vacíos buscas llenar. Qué placentera es la sobervia con la que me vienes a negar.
Sé que mueres de verguenza cuando se acaba mi paciencia.
Tú no sabes del amor, tampoco sabes quién soy yo. No digas que tu vida me darás si a eso nunca lo harás.

Alguien en la cabeza de Gini Beutel.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Pendiendo

El sonido estridente del silencio matutino me produce mareo. Miradas conocidas prolongan sus parpadeos, no logro ver hacia el interior, estoy en terreno desconocido.
La certezas se disipan cuando las teorías se rompen, cuando la verdad propia no es suficiente.
Entonces el suelo parece caerse, cuelgo de una rama flotando, haciendo de cuenta que puedo volar.
Las olas rompen hasta a la tormenta, la ruta se llena de niebla.
El calendario se entrega a una rutina hipócrita; los días pierden, junto con su personalidad, sus nombres.
El calor de los brazos me dan frío, el sol se nubla, las nubes se esfuman, las sonrizas se enojan.
Todo parece tan confuso... lo único que se salva de esta bola de mugre es la luna que cuelga del cielo; la misma luna que podemos ver los dos desde las ramas.

Gini B.

lunes, 24 de mayo de 2010

Mi Niño.

Niño bueno
te han herido,
mas hoy eres un hombre
que ha sobrevivido.
Deja al tiempo
en su lecho,
decarga de tu espalda
a un hecho muerto
que la vida no se va
sin dar una oportunidad
para que aprendas a amar.

Se que duele
tu proceso,
y aunque eres alto
tu te sientes tan pequeño,
pero mira en el espejo
resplandece la belleza
de un ser eterno
que le queda mucho más
por transitar.

No duermas con la soledad,
recuerda que yo estoy contigo
y aunque te sientas muy perdido,
en mí puedes confiar.
Sé que lo lograrás
mi niño bueno.

Gini Beutel

sábado, 22 de mayo de 2010

Lienzo Manchado.


Con suaves trazos trato de imitar los contornos que mis yemas recorrieron aquel día. Los pinto de melancolía, de esperanza, de desolación, de enojo, de optimismo. Repaso las sombras, intensifico las luces. Cada detalle en el que me enfoco me transporta al momento mismo, y es como revivirlo. Lo pinto desde mil perspectivas con cien puntos de fugas diferentes, lo revivo mil cien veces más.

Nunca se va... nunca se va...

Y el reloj marca las 2 menos 10; las agujas le apuntan a mi cara, la que marca los segundos me desafía, con sutileza me perfora los oídos. El pincel me amenaza con una una rebeldía. Hoy quiere salirse de mi estandar.

Nada lo controlo... nada...

El lienzo enloquece, la composición se desequilibra, los colores se mezclan y se ríen de mis estructuras.
La pintura se auto destruye, el reloj se congela, el pincel se me escapa.

 Mil cien veces fueron suficientes para el arte.

Gini Beutel


(El hombre de la imagen es Jackson Pollock).

jueves, 20 de mayo de 2010

Está Fácil.

- Hola, Alejandro.
- Hola, Ginette.
- Disculpá, no te entendí.
- Ginette.
- Ay perdón...
- Gini, me llamo Gini.
- ¿Apellido?
- Beutel.
- ¿Cómo?, ¿podrías deletrarlo?
- Es como suena... No importa, sin apellido nomás.

domingo, 16 de mayo de 2010

Vos En Mí.


Lo mejor de mí sos vos.

Mis virtudes se concentran en el hecho de tenerte.

Mi corazón late porque estás en él.

Vivo porque te respiro en el aire.

Siento fe cuando miro con tus ojos.

Tus ojos me salvan de mis tropiezos.

Soy feliz porque caminamos de la mano.

Mis palabras son acertadas cuando pienso en lo que vos me dirías.

Siento amor cuando recuerdo que fuiste capaz de amarme.

Si anotara en un papel lo bueno de mí, resumiría todo en vos.

Gini Beutel

Obra Incompleta.

Seis días a la semana soy feliz.
Por seis días mi esfuerzo rinde frutos. Permanezco en pie, erguida, me siento fuerte y renovada.
Por seis días estoy complacida con la persona que se está formando por dentro de mí.
Por seis días el mundo está lleno de colores, futuro y optimismo.
Por seis días vuelco mis ojos en el cielo y el piso se esfuma entre los trazos de mi imaginación.
Durante seis días mi vida tiene alas, mis noches están llenas de luz y los días son hermosas promesas de un mejor por venir.
Durante seis días lo malo se desvanece, lo bueno prevalece y las sonrisas se convierten en una manía.
Seis días trabajo construyéndome. En el séptimo día descanso mirando la obra de la semana y encuentro desperfectos en ella. Me faltó lo fundamental. Me faltó que estés vos.

viernes, 14 de mayo de 2010

¡No, videncia no!

 -Hola, quiero una sesión completa. Lo más que pueda ver, no importa el costo.
-¿Está segura de eso? A veces puede ser impactante conocer todo lo que usted quiere.
- Estoy segura.
- Bueno, espere que pueda hacer conexión con su futuro... veo una casa pequeña, muy vieja. Usted vivie ahí con su familia... Entra su esposo. Sí, está borracho, tiene un problema con la bebida... Su panza parece estar hinchada... ahhh, usted está embarazada. Él le grita a usted, ahora le pega. Veo que su ropa tiene varios años... Sus dos hijos están muy tristes; a menudo quieren quitarse la vida.
- ¡Espere! No vé nada bueno?
- Cobro caro por decir lo que veo, no lo que quiere oír.
- Uhhh, ¡¿para qué vine?! No sé en qué me ayuda saber todo esto.

Gini Beutel

martes, 11 de mayo de 2010

El Sonido del silencio.

¿Te acordás la primera vez que cantamos juntos?
La vida de la ciudad era tan acelerada; admito que me atraían las luces nocturnas en la zona céntrica y el ritmo apurado de las canciones de fiesta que me daban la falsa sensación de euforia, olvidando por un segundo mi soledad.
A donde quiera que iba estaba rodeada de ruidos. Me distraían de mis pensamientos, y eso me hacía sentir bien temporalmente... hasta que me acostaba a dormir. La ciudad acallaba, pero mi cabeza estallaba de tanta información. No tenía el silencio ni el tiempo suficiente para entablar una conversación pasable con vos.
Era todo tan inquieto, tan rápido y descontrolado, que por momentos me olvidaba de quién era yo, quién eras vos, y cómo eran nuestras voces al unísono.
Todos me decían qué debía hacer con mi vida ¡Y eran tantas las ideas que me daban que me olvidaba de lo que yo quería!
Las publicidades estaban por doquier; pequeños lavados de cabeza que surten efecto con la repetición y la constancia. Cada negocio de ropa, cada canal de televisión, las revistas, los libros, y la gente misma marcaban ideales en mí.
Así que la ciudad me dictaba cómo debía ser, a quién escuchar, cómo hacer esto, cómo hacer lo otro...
Ruido, ruido y más ruido...
Me sofoqué, renuncié y me fui.
Lo primero que me llamó la atención de este lugar fue el silencio. Era tan hermoso que me resultó abrumador; nunca había escuchado tanto silencio junto. Luego recordé que había olvidado mi voz, así que largué un sonido medio contraido de mi garganta por lo poco acostumbrada que estaba a usarla.
Y cuando cantaste fue el minuto más luminoso de mi vida. Había tanta potencia en tu sonido, tus palabras se oían con más claridad que nunca. Escucharte cantar me elevaba por los aires, mis pies parecían despegarse del suelo y hasta las nubes parecían acompañar al movimiento de tu música.
En ese momento fue que salvaste mi vida. Me invitaste a cantar con vos, aunque yo creía que no era capaz de entonar a tu par.
Cantar con vos me dió alas y siempre voy a estar complacida con la decisión que tomé en la ciudad, al renunciar al ruido y unirme en el silencio a tus melodías. Por fin puedo oir sin distracciones tus canciones, y cuando canto a dúo con vos, mi cuerpo vuela junto con mi voz y soy libre.
Gini Beutel .

miércoles, 5 de mayo de 2010

Colores Sobre El Gris.

Hoy caminaba por una avenida muy ruidosa, llena de cemento, personas apuradas y autos. 
Rescataba la cantidad de árboles que se elevaban a lo alto a la par de los edificios.
Sus gamas de verdes rompían con el gris de la ciudad, sus hojas le daban textura a los rayos del sol. El viento los hacía bailar a un ritmo lento y el choque de las ramas formaba una dulce melodía de paz. Detrás de los árboles, un cielo de un celeste puro y unas nubes cortadas con tijeras que formaban ondas que se asemejaban a las del mar. 
Y comprendí que...
Sin el gris de la ciudad, quizás no apreciaría lo hermoso de los árboles.
Sin el frío del invierno no disfrutaría del calor del verano.
Sin pasar por intensas soledades no valoraría una buena compañía.
Sin la tristeza y el dolor, no sabría lo que es la felicidad.
Sin heridas, no me serían reconfortables los abrazos.
Sin cansancio no hay cama ni sueños.
Sin esfuerzo no hay frutos, ni satisfacción.
Sin Dios no hay nada.
Gini Beutel.

martes, 4 de mayo de 2010

Sentidos que Duelen

Me duele el pecho al sentir.
Me arden los ojos al ver.
Me zumban los oidos al escuchar.
De todos mis sentidos me debo apartar si de verdad quiero vivir.

Amame.

¿Por qué me limitas la entrada a tu vida?
¿Por qué me impones horarios para hablarte?
¿Por qué me ignoras cuando te estoy llamando y luego dices "ven a mí" como si no estuviera?
¿Por qué te averguenzas de mí si yo te amo tanto?
¿Qué te hace pensar que tu indiferencia no hiere mi corazón?
¿Cuántas pruebas más necesitas para saber que siempre estaré a tu lado?
No quiero que me ames con tus labios, 
quiero que me ames con tu vida.
No me dés la espalda cuando te susurro al oido.
No busques mis brazos sólo para llorar,
yo quiero reir contigo.
Déjame ser tu vida, así como eres la mía.

Alguien en la cabeza de Gini Beutel.

viernes, 30 de abril de 2010

La Soledad Sin Tus Brazos.

Cuento los días desde el último abrazo sincero que nos dimos. Este mes se cumple un año.

Por momentos, cuando estamos calmos, te miro y me olvido de todo lo que pasó. Luego opinamos, nos gritamos, nos detestamos durante unos minutos. Me convenzo de que me querés de verdad, me convencen, me convenzo... pero después veo tus mentiras, tu adicción, tu hipocrecía, tus repeticiones, y no sé qué es más fuerte en tu vida.
Me pregunto cada día por qué tu amor no fue suficiente como para dejar de herirme. ¿Por qué no me quisiste? ¿Por qué malgastaste tu tiempo y mi paciencia con tantas estupideces que no valen la pena? Siempre estuve acostumbrada a tu forma de ser, que demuestra amor con acciones y no con expresiones... por eso casi nunca te pedía ese tipo de demostraciones.
Esa soga que sujetábamos juntos para no separarnos se fue rompiendo con cada acción, y ahora estamos tan lejos.
Me hago creer que soy fuerte diciendo que no me importa, que puedo continuar sola adelante, pero te necesito porque te quiero, porque aunque lo niegue totalmente, siempre voy a tener un lazo que me va a unir a vos, porque tu permanencia en mi vida es tan importante que me define.
Y no sé por qué son tantas las cosas que nos separan si en realidad nos queremos.

Necesito una repetición de ese abrazo sincero. Un año es demasiada soledad.

miércoles, 28 de abril de 2010

Hubiera Presente.

 - Si tan sólo hubiese tomado otras decisiones... Si no me hubiera enamorado de la persona equivocada no habría sufrido como una miserable infeliz durante tantos años. Quizás que si seguía estudiando en la facultad, hoy tendría un título y un buen trabajo. ¡Si hubiera tenido otros padres!... creo que sería más cuerda, más linda, más simpática, un poco menos traumada, menos histérica. Si no me hubiera casado... ¡uyy!, habría viajado tanto. Qué hermoso hubiera sido conocer el mundo, ir a los lugares que siempre soñé mientras miraba las fotos. Ahhh, y ahora que lo pienso, si me hubiera esforzado un poco más en 8º grado con la profesora de matemáticas... seguramente no me habría costado tanto las materias de Ciencias Económicas. Ohhhhh, ¡si hubiera nacido en Enero! ¿Por qué no nací en Enero? Si hubiera nacido en Enero, en esas vacaciones que te conté del 2010, ¿te acordás que estaba buscando trabajo?, me lo habrían dado. No me dieron ese trabajo porque todavía no había cumplido los 18, por culpa de eso nunca me compré el saxo que tanto quería. Si hubiera nacido en enero, quizás que hoy sería una famosa música.
- Che, má.
- ¿Qué pasa hija? ¿Se termina el horario de visita o me toca la pastilla?
- No, todavía no. Lo que pasa es que la otra vez escuché que los "hubiera" son enfermizos, que es mejor reemplazarlos por la frase "la próxima vez", y pensaba... vos siempre dijiste "si hubiera hecho esto, si hubiera hecho lo otro...". Capaz que por eso estás acá. Puede que te haya hecho mal esa mentalidad. ¿Nunca probaste en pensar "la próxima vez"?
- Ay mi amor, tenés razón, pero ya no me queda tiempo para pensar en la próxima vez. Si tan sólo se me hubiera ocurrido antes...
Gini Beutel

sábado, 24 de abril de 2010

Nunca Callar.

Hoy, 24 de abril, se cumplen 95 años del Genocidio Armenio. 
Éste fue el primer genocidio del siglo XX, y todavía no se logró que Turquía acepte la responsabilidad de la brutalidad de los hechos.
Por cuestiones geográficas y económicas, a esta nación no le conviene reconocer el genocidio armenio, dicen que eso nunca sucedió, pero la memoria no dice lo mismo.
Familias enteras fueron asesinadas, mujeres violadas, niños huérfanos, padres sin consuelo para su dolor.
Ya pasaron generaciones desde entonces, pero la sangre nos llora. Nadie podrá reconstruir nuestra historia, nunca vamos a saber lo que hubiera sido la vida sin el genocidio, pero por lo menos tenemos una voz que levantar pidiendo un poco de justicia.
Armenia llora, Armenia grita, Armenia reclama que se escuche su clamor, Armenia anhela que el mundo sepa lo que pasó.
Nadie nos devolverá esas vidas, pero que el silencio no acalle la memoria.
Nunca Callar para que esto no suceda Nunca Más.

Gini Beutel

viernes, 23 de abril de 2010

La Sonrisa Del Vagabundo.


En una galería un vagabundo sonreía, y la gente que por ahí pasaba no entendía el por qué de su felicidad, pero él tampoco comprendía por qué a pesar de todo lo que les daba la vida, esa gente la sonrisa no le delvolvían.

Gini Beutel.

¿A Quién Reprochar?

Siempre encontraste argumentos
de que yo te debo honrar,
pero qué fácil te olvidaste
que vos me debías cuidar.
Y hoy me dirás
que sos hombre renovado,
a quién reprochar
mi corazón destrozado.

Cada día me recuerdas
que lo hecho ya queda atrás.
Pero en la pared del presente
aún puedo visualizar
etapas sin cruzar
de un tormentoso pasado.
¿Cómo hago para olvidar
algo que no está superado?

Encotrarás ocasión
para poderme herir.
Sé que el perdón
sin dudar me vas a pedir,
pues no funciona así,
no tego alma reciclable.
Ten en cuenta
que el temor se exparse,
pero el respeto se gana,
y no lo haces cuando te escapas.
Por mí te dices esfrozar,
pero eso no me va a abrazar.
Gini Beutel

lunes, 19 de abril de 2010

miércoles, 14 de abril de 2010

Ascenso.

- Tengo que hablar con vos. Ya no sé qué más hacer.
- ¿Qué pasó?
- Estoy tocando fondo. Todo es una porquería. Estoy en un pozo profundo, no veo ni una luz de vela, no encuentro la salida a mi situación. No puedo creer que haya llegado tan lejos, tan bajo, tan oscuro...
- Si estás tan bajo, lo único que te resta es ascender.

sábado, 10 de abril de 2010

Me Enojo, Golpeo La Pared, Me Quiebro la Mano.

Estoy enojada porque no entiendo los tiempos del destino, ni los desvíos que tiene el camino.
Porque no puedo vivir aislada, porque las emociones me matan.
Me enojo al no poder hacer lo que me gusta, lo que quiero, lo que planifico.
Estoy enojada porque lo que me importa no es tan importante como lo que "nos importa" (valga la REDUNDANCIA).
Estoy enojada porque veo en el presente los reflejos del pasado. Tengo ganas de reprocharle a alguien el ayer, pero ya no puedo porque precisamente... ya pasó.
Estoy enojada porque la ingenuidad me servía de coraza, pero ya la tengo gastada y ahora soy desconfiada.
Estoy enojada porque me harté de estas paredes, me cansé las voces ultra familiares, estoy agotada de los discursos manipuladores, de las sonrisas falsas, de las personas pretenciosas, de la gente que se relaciona conmigo simplemente por una ironía de la vida y estoy conciente que si no estuviera ese lazo les importo tres pepinos, estoy harta de callarme para mantener la tranquilidad... una aparente tranquilidad.
Estoy enojada porque no puedo hacer todo a la vez.
Estoy enojada con la persona que creó la ley que los menores de 18 no pueden trabajar.
Estoy furiosa viendo la indiferencia, la hipocrecía, la mentira.
No entiendo por qué la maldad prolonga los años, estoy enojada con la maldad.
Me tiene podrida el televisor en un volumen violento, la gente que pierde el tiempo hablando de los problemas que tiene el país, y mucha charla y poco acto, me tiene colmada el reggaetón.
Estoy enojada porque odio ver rejas en las casas, odio caminar con ojos en la espalda.
Estoy hasta la nuca racismo. Hasta la nuca de escuchar burlas.
Estoy cansada de ver que la gente es mediocre, que se burla de los demás, que vive rodeada de estupidés y encima se jacta de eso.
Estoy enojada porque soy parte de un sistema capitalista que no funciona, de un sistema educacional que incuba ignorantes.
Estoy enojada porque a veces las nubes son demasiado espesas como para poder ver algo de luz.


Escuché que una vez Dios se arrepintió de haber creado al hombre...  ¡Cuánta misericordia! ¡Cuánto amor para darnos un mañana!

viernes, 9 de abril de 2010

Aprendo.

Un cuaderno se convirtió en el reemplazo de este blog, pero soy muy egoísta, así no comparto nada con nadie. Muy sintéticamente voy a decir lo que aprendí en los últimos meses.

Los hechos son más sinceros que las palabras.
Las lágrimas desagotan la suciedad del alma.
Las emociones son ingenuas y traicioneras.
Familia es a aquella que se ama.
Amigos son los que perduran en el tiempo y la distancia.
El egoísmo es la causa por la que nos cuesta relacionarnos de manera sana con los demás.
El amor vence al temor y no al revés.
Los años duran un suspiro.
La verdad siempre sale a la luz.
La  falsedad es una careta que usan las personas que no tienen una buena faseta que mostrar.
Los favores son esos que se dan si esperar recibir nada a cambio.


Etc.. etc.

A veces me pregunto cuál es la finalidad de los problemas. Ahora entiendo: Matar al aburrimiento de la rutina :D

jueves, 18 de marzo de 2010

Razón de Mil Quejas.

Cada día siento una comezón inquietante.
No puedo olvidar que me molesta, que está ahí.
Perdura  en el tiempo, crece, me canso en vano buscando una cura que ya conozco, sólo que no creo que esté a mi alcance.
Se me hace insoportable. Por momentos pienso en cambirame de piel, pero el costo es muy alto. La comezón es persistente, me quiere dificultar la existencia. 
Las cosas refrescantes me tranquilizan por breves momentos, y luego empeora.
Le mandé una nota a una famacéutica rogándoles que fabricaran el antídoto para mi enfermedad. Lo hicieron y ví en las farmacias carteles diciendo: "Lo que usted necesita está agotado".
Ahora debo aprender a convivir con mi comezón, y espero que en algún momento se funda en mi ser y deje de notarlo.

domingo, 28 de febrero de 2010

Programa de Rehabilitación

¡FELICITACIONES! 

Usted ha finalizado el plan de Rehabilitación Para Personas Con Problemas de Adicción Al Conformismo.

Adjuntamos una ficha para que usted responda los correspondientes planteos con el fin de hacer una conclusión acerca de su evolución a lo largo del tratamiento.

Fase 1.

Luego de haber experimentado una difícil niñez, describa la forma en la que abordó el problema y la conclusión que rescata de dicha experiencia.

Acepté los problemas que tuve como algo normal de la vida, después de todo, creo que todo el mundo tiene una infancia difícil, y esa es precisamente la razón por la que los padres no saben tratar a sus hijos, por la niñez dura que tuvieron. A mí me pasó lo mismo, pero no importa, vivo con eso el día a día.

Fase 2.

Describa la manera en la que afrontó los malos tratos y la discriminación durante la secundaria.

Solía apartarme en una mesa que estaba alejada en el patio del recreo para no tener que provocar a mis compañeros con mi presencia. Acepté las críticas que hacían porque pienso que la gente no se enoja por nada con uno.

Fase 3.

Describa los sentimientos que generó tener un trabajo mediocre después de haber estudiado por 10 años en la universidad.

Me siento cómoda con mi trabajo. No puedo exigir mucho ya que todo está medio barado, pero me conformo con recibir un sueldo que me alcance para cubrir mis necesidades básicas.

Fase 4.

Explique  cómo afrontó el hecho de casarse con un hombre que le había mentido durante todo su noviazgo y que se desenmascaró luego de la boda.

El error ya estaba hecho y había vuelta atrás. Cuando el cura dijo "hasta que la muerte los separe" y yo dije "acepto" no lo dije en joda. Ahora sólo me queda bancar a mi marido hasta quién sabe cuándo. No le puedo exigir demasiado, es hombre, mientras trabaje yo me conformo.

Fase 5.

Escriba los pensamientos que vienen continuamente a su mente al reflexionar que ya le falta poco para morir y no hizo nada trascendental con su vida.

Yo ya cumplí mi función en la tierra que era la de alimentar a mi inútil marido. No creo que sea probable que una persona como yo logre algo trascendental, solamente los grandes hombres como Martin Luther King, Ellos ya estaban elegidos por el destino, pero yo, bahh. Siempre viví honestamente, nunca le hice nada malo a nadie y creo que con eso ya es suficiente para decir que estoy lista para partir.

Fase 6.

Haga un planteo de su última conclusión luego enterarse que su residencia perpetua es el Infierno.

Si estoy acá debe ser porque me lo merezco, ¿qué le voy a hacer?

Gini Beutel.

viernes, 26 de febrero de 2010

Permiso Denegado.

- Haga su solicitud después del tono, sea claro y específico por favor... piii.
- Quiero solicitar permiso para recordar por última vez.
- Permiso denegado.
- ¿Permiso denegado? ¡¿Por qué?! No pido nada del otro mundo, por favor se lo ruego. Necesito recordar por última vez la forma de sus manos de palmas grandes, su pelo ondulado y revelde, su piel morena que hace contraste con sus ojos grises, los paseos que dábamos al amanecer cuando todo era silencioso y la ciudad parecía pertenecer a nosotros dos, la ternura de su voz, las canciones que solía cantar. Quiero recordar por última vez las tardes que tomábamos mates en el parque y terminábamos durmiendo en el pasto como si fuéramos linyeras, necesito recordar la textura suave de su piel...
- Señorita.
- ...sus labios gruesos, su risa contagiosa, su presencia radiante, la confianza con la que hablaba, la sabiduría de sus palabras...
- ¡Ey pendeja!
- Ehhh, ¿qué pasa? ¡Qué ofensivo!
- ¿Es usted gila o se hace? ¿Para qué me pide permiso si hace lo que se le antoja?

Gini Beutel

domingo, 21 de febrero de 2010

¿Qué Qué?

- ...el 9 de julio de 1816 Argentina se declaró independiente. Desde ese día fuimos un país libre.
- Profe, una pregunta: ¿Y cómo sabemos que somos un país libre?
- Ahora no le rendimos más cuentas a España.
- ¿En Argentina somos libres?
- Claro que sí, acá se abolió la esclavitud en 1813.
- Profe, mi papá trabaja 16 horas por día, 6 días a la semana para que podamos comer, mi mamá está fuera de casa 8 horas, y mis hermanos viven turnándose en la casa de mis parientes. En la tele, vemos y nos informamos con lo que los otros quieren que sepamos, leemos libros de gente que no tenemos idea si es verdad lo que dicen, y a medida que pasamos de año siempre nos cambian de versión al hablar del descubrimiento e independencia de América. Los planes educativos cada vez son más pobres, y salimos del colegio siendo unos ignorantes. Estudiamos un mínimo de 12 años para conseguir trabajos mediocres y estudiamos por más años para ser empleados. Nos dan drogas "inofensivas" que no le hacen ningún daño a nadie, sin embargo nos dificultan la capacidad del pensamiento, y si no pensamos, ¿cómo decimos que estamos disconformes con la realidad? Además cuando nos expresarnos, no nos escuchan y al último nos resignamos con la idea del estancamiento y nadie abre la boca por comodidad o miedo, no sé... Profe: ¿Somos libres de verdad? ¿Quién dice que somos libres, quién?

miércoles, 27 de enero de 2010

¡Mirá Hacia Adelante!




Si caminamos con los ojos en la espalda nos estampamos contra el presente...

A veces superar algunas situaciones del pasado es un deber que tenemos para con nosotros mismos y para con los demás.
Y Ahora la típica orden que nos daban los adultos "¡no mires para atrás mientras caminas que podés golpear a alguien!" comienza a cobrar mucho más sentido que antes.

(El de la foto se está por estampar contra el poste).

viernes, 15 de enero de 2010

Pobre de Mí


Mi nombre completo es Ginette Beutel.

Ginette (nombre) viene del francés. La traducción del nombre es Juana que significa "poosedora de la gracia de Dios". La pronunciación en castellano es "Yinet" porque en francés la "g" suena como una "y", y las "e" finales sin tilde no se pronuncian.
Beutel (apellido) viene del alemán, significa "bolsa", sí señor. Significa nada más ni nada menos que bolsa. Lindo, ¿no? La pronunciación en castellano es "Boitel" (sólo sé que es así, a las reglas no me las conozco), pero por cuestiones de adaptación, ignorancia y hartazgo, la mayoría de las personas (en Argentina) lo pronuncian "Beutel", "Béutel", "Betel" o "Butel" (las últimas dos pronunciaciones provienen de gente Bruta).

Llamarse de ese modo tiene virtudes  y defectos:

Defectos: Muchas personas al ver escrito "Ginette" parece que su cuerpo es ocupado por un ser hueco y burlón y no pueden decir un apodo más "original" que "Jinete sin cabeza". Por el otro lado mi apellido, aunque no es del otro mundo como los apellidos rusos que tienen 30 consonantes seguidas, provoca parálisis en la personas que tratan de pronunciarlo por primera vez (generalmente profesores que consiguieron un título trucho).

La virtud es obvia: No creo que haya un persona que se llame igual que yo.

Si pienso en mi nombre relacionado con mi apellido puedo concluir que soy una Ginette dentro de una bolsa, una bolsa con la gracia de Dios, una Juana con forma de bolsa (vacía), o una jinete con una capa de bolsa.

Esa es quién soy, lo que soy es otra historia...