lunes, 19 de octubre de 2009

La Que Está en el Pedestal


¿Cómo hacer para expresarte cuánto te amo ma?

¿Cómo retribuirte un poquito todo lo que hiciste por mí?

Al crecer, todas la imagenes idealizadas que tenía en mi mente de todas las personas que amo, se derrumbaron y conocí la verdad, que nadie es perfecto, y que por más que nos quieran mucho a veces sin querer nos fallan. Con vos es distinto. No sé si te tengo idealizada o en verdad rozás con lo angelical.

¡Gracias Dios! ¡Gracias por la mamá que tengo!

No caben tantas virtudes en una sola persona.

Gracias mamá por cada día que me regalás, porque pospusiste tus sueños para cumplir los míos, porque siempre me apoyaste y me diste esperanzas cuando el panorama era más negro que el azabache, porque me enseñaste a soñar y tener fe, gracias por tu paciencia, por las risas, por los cantos, por las anecdotas repetidas que te producen carcajadas al borde del llanto, porque siempre tratás de enseñarme las cosas con amor.

Decir que sos un pilar para mí es poco. Porque sos las paredes en las que me apoyo.

Te quiero tanto, tanto...

Te admiro por tu valentía, por tu dulzura, por tu fortaleza, por tu servicio. Por las comidas que preparás amorosamente cada día, por la templanza que tenés.

Ojalá algún día yo pueda llegar a ser la mitad de persona que sos vos.

¡Gracias Dios! ¡Gracias!

Siempre se me hizo un lío en la cabeza cuando me preguntaban a qué se dedica mi mamá. Me pongo a pensar y no sé por donde empezar: Artista plástica, chocolatera, chef (a vos no te hizo falta la carrera, es innato), pastelera, etc, pero todas esas cosas te quedan chicas porque para mí sos mi mejor amiga y a la enormidad de tu corazón la describo con una sola palabra: Mamá.


Te amo con todo mi corazón mamá.


Gini Beutel.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que guacha mi madre... me dijo que lo leyera yo y me hizo llorar jaja

mama dice: que hermoso! mejor que las tarjetitas de junot!


wiiii :D


Gini

nelsonline dijo...

viste?
las madres siempre nos piden que les leamos...
ella ya lo hicieron por nosotros...
y lloraban
no porque las emocionara el relato de caperucita y el lobo o le diera lástima el primer chachito...
lloraban porque mientras leían escondian las preocupaciones y pesares bajo la cama

let your love be...

Gini dijo...

Me quedé sin palabras porque realmente eso es cierto. Pareciera que ser madre, de verdad, implica tener tanto amor que se renuncia a todo con tal de hacer a los hijos felices...



...strong