lunes, 2 de noviembre de 2009

STEF

Tiene 2 años, pero nos dió miles de historias para contar.
Tiene un vocabulario reducido, pero le sobra creatividad para hacerse entender cuando no sabe una palabra.
Mi hermano, el que me cambió la vida literalmente.
Me sacó la corona de la casa (jaja no soy una hermana celosa, es una broma), y ahora él es la persona a la que mi abuelo se refiere cuando dice "ahí viene la alegría de la casa".
Llegó justo en el momento más indicado. Fue la salvación de la familia, él nos trajo una llamita que nos encendió nuevamente cuando nuestra luz se había acabado, nos dió una razón más para vivir.

Sus travesuras producen sensaciones simultáneas: por un lado decís -¡¡¡No!!! ¡¡te voy a matar!! ¡¡Cómo me vas a romper eso que cuidé tanto!!, y al momento de ver esos ojos con una expresión de "yo no fui" te terminás olvidando de lo que hizo tratando de reprimir una carcajada a fin de que él no piense que lo que hizo estaba bien.
Después de su nacimiento me dí cuenta que soy bastante blanda. A la miércoles mi temperamento. No hay reglas cuando se trata del Stéf.
En mí encontró una figura de admiración, sí, suena medio egocéntrico, pero eso pasa con los hermanos mayores... cada vez que voy a algún lado, tengo que salir a escondidas para que él no llore. Y yo me pregunto ¿Qué ve de bueno este nene en mí? ¡Qué no siga mi ejemplo por Dios! jaja, después me acuerdo de lo que me pasó a mí con el que ocupó la figura de "hermano mayor" sin serlo, mi tío. Lo admiraba tanto, lo seguía a todos lados y no entendía por qué me trataba mal (a los años hice el click de que me trataba mal porque era insoportable jaja), un solo gruñido de él podía hacerme llorar, pero cuando me daba una demostración de cariño era la persona más feliz del mundo. Después crecí, y como pasa con todas las figuras idealizadas que uno tiene de niño, comprendí que él es humano. Eso es lo que va a pasar en unos años con Stef. Va a darse cuenta que soy una persona complicada, indecisa, odiosa, vueltera como una calesita, etc, y adios a la "gini ídola" jaja. Sólo me queda disfrutar de esta etapa de su vida, y a pesar de que siendo chiquito ya es muy arisco, creo que lo es menos que cuando sea más grande... así que lo voy a hartar con mi "pegotez".

Hace poco descubrí la forma para que él me dé un beso: le digo -Stef, me das un beso? -pone cara de picardía y dice -Noooo. Entonces yo empiezo a finjir que estoy llorando por su desprecio y él empieza a gritarme -¡No llores Gini!, cuando se harta de que lo persiga con mi llanto, viene y me da un beso aunque él bien sabe que todo lo que hice fue una actuación.

Stef es una esponja que absorve todo lo que persive. No hay nada que se le escape, siempre está fichando para luego aprender y poner en práctica su nuevo conocimiento. Mirando y escuchando aprendió a contar hasta 10, a hacer pogo cuando escucha rock, a "llorar" cuando quiere conseguir algo, a jugar a la pelota, etc.

Él es el ejemplo perfecto de tenacidad. No hay algo que se le meta en la cabeza que no logre conseguirlo. Las cosas que son peligrosas por su tamaño y altura son un reto para él y no existe el concepto "vértigo" en su mente, no importa cuánto tenga que escalar los muebles para conseguir algo, él lo va a hacer.

La palabra que más le produce tentación es No. Decirle a él que no haga algo es incitarlo a hacerlo en realidad porque inmediatamente se le da la idea y con los ojos refleja que se está preguntando "¿y qué pasaría si lo hago?". El mundo es un lugar lleno de cosas para explorar para él. Tiene que saber qué pasa cuando se mete el dedo al ventilador, cómo se siente lo "tuto", cómo reacciona el papel si lo mete al microndas, qué ventana se abre cuando aprieta un botón de la computadora, etc.

Su venida al mundo solucionó un problema que le planteaba a mi mamá diariamente: -Maaaa! ¿Qué puedo hacer? ¡Estoy aburrida!... Puedo asegurar que hace más de 2 años esa palabra no sale de mi boca cuando estoy en mi casa.

Ya desde muy chiquito se nota su vocación de servicio. Es mejor anfitrión con los invitados que todos nosotros juntos porque les ofrece miles de cosas y encima los entretiene ("¡Calo! ¿querés juito?).

Hace unos días me viene sorprendiendo con su nueva habilidad: inventar canciones. El lunes de la semana pasada yo tenía puesta una remera negra con el dibujo de una jirafa. Faltaban unos minutos para irme al colegio y ya que estaba pensé en ir a ver si ya se había despertado. Cuando llego a su pieza, mira mi remera y empieza a cantar "el caballo pi pi pi, el caballo pi pi pi (8)". O ayer que estaba paseando en el auto del abuelo y se puso a cantar "en el auto de coki nos iremos a pasear" (en vez del auto de papá)... así que cuando sea un poquito más grande lo voy a lucrar con ese talento... jaja no mentira, no me dedico a ser manager.


Stef tiene un propio diccionario de palabras y frases.

Esito: Eliseito

Catá: algún instrumento musical

No queres: No quiero

Se ha caío colitas: Se cayó de cola.
Inadores: Imaginadores. Un programa de Play House Disney.

Terrosa: Pantera Rosa.

Juito: Juguito.

Coca: Coca Cola es sinónimo de gaseosa (impresionante como tenemos lavada la cabeza. Vé un kiosco con un cartel de Coca Cola y él empieza a gritar: Cocaaa! jaja)Culo: Futbol.

Agetina: Argentina.

Lely: Nelly (la abuela)

Coki: El abuelo Coki.

Tía: Tío, es al único que confunde de género

Pimo: Primo.

Tube: Youtube.

Plata. Esa le sale a la perfección eh? Ojo!

Pego: Perro.

11;12;13;14;15: dieciuno, diecidos, diecitres...

Pato: Así le dice al muñeco Dino de Danonino.

Porora: Computadora.

Cochocho: Cococho.

Cochá: Chocar.

Ipa: Úpa

Aluluya: Aleluya.

Etc...

Se dice que cuando los niños son muy estimulados, terminan siendo muy inteligentes. Yo creo que los niños vienen sobre estimulados de fábrica porque con dos años, ya me sale con cosas que a mí se me habría ocurrido hacer a los ocho, eso me intimida un poco, tengo que aceptarlo, pero es bueno que los más chicos nos superen en capacidad.
Día a día me enseña cosas; sobre todo a tener paciencia. Y eso es algo que siempre hace falta en la vida, pero además de tener paciencia me enseña a reir, a perseverar, a disfrutar, a amar. Pareciera increible que alguien pudiera aprender tantas cosas de un bebé de 2 años, pero creo que la niñez es la etapa de la que se aprenden más cosas por la pureza del alma. No existen falsedades, ni hipocrecía; cinismo, ni maldad a esa edad, y observando lo angelical de esos seres tan pequeños me pregunto en qué momento los humanos nos convertimos de ser todo lo bueno que fuimos en algún momento a ser algo tan... dañino.
Siempre se lo digo... Cuando aprenda a leer y si es que sigue existiendo este blog, quiero que lea esto y se acuerde de lo que le digo desde su nacimiento... Stef, sos el amor de mi vida!
*Gini prints*

3 comentarios:

nelsonline dijo...

enseñale a decir Nels

Gini dijo...

lo va a aprender al toque cuando te vea. Don't worry

Gabo dijo...

menos mal que ya sabe decir Guille :) hermosa la nota Gini :D
te amooo y lo sabés.. besos

Gabo.